fbpx
TalkX-Alex-Osterwalder

Alex Osterwalder nos enseña a experimentar sin que sea caro (y nos regala chocolate)

Nuestra TalkX con Rebeca Hwang fue de lo más inspiradora (también nos ha pasado con Mara Zepeda y Steve Blank, ¿recuerdas?). Cada una de sus palabras era motivación pura, pero no se quedó en lecciones genéricas.

Ya sospechábamos que la TalkX con Alex Osterwalder iba a ser especial… pero nos rompió los esquemas. El creador del Business Model Canvas habló sobre Ferrari, Tesla o Apple, transmitió su pasión por el emprendimiento y nos preparó un concurso para ganar auténtico chocolate suizo. ¿Se puede pedir más?

La periodista Rosa Jiménez Cano, responsable de la web Invertia (el site sobre negocios líder en español) condujo la TalkX con Alex Osterwalder, un genio de ojos grandes (tras las gafas más cool del mundo, envidia de todo hipster) y sonrisa enorme, capaz de transmitir su pasión por el emprendimiento a golpe de cencerro. Has leído bien: el suizo, creador del Business Model Canvas, utilizó este elemento, tradicional en su país, para explicar algunas de las verdades más brutales sobre la materia. Y lo hizo de forma simple y fácil, justo igual que el documento que lo ha hecho famoso. Lo descubrirás en el vídeo que hay más abajo (no queremos hacer spoilers).

Esa filosofía de la sencillez es la que ha conquistado a miles de empresas en todo el planeta y, por supuesto, a emprendedores, que de un solo vistazo aprecian en el canvas los elementos básicos de su proyecto, partiendo de un diseño elemental. “Pregúntate siempre qué es lo fundamental, lo esencial”, recomendó a la audiencia conectada a la charla en el canal de Twitch de Explorer. “Pero no te pierdas en los apartados individuales, piensa en tu idea como un todo. Tesla o Amazon entienden perfectamente el Business Model Canvas: no se concentran en el producto, sino en el modelo de negocio”, explicó.

Haz pruebas sin gastar dinero

Dicha sencillez también debe aplicarse a los experimentos que hagas para validar tu idea, teniendo siempre en cuenta que lo primero es “probar que estás equivocado. Haz el diseño de tu proyecto como si tuvieras razón en todo, pero necesitas realizar los test como si no estuvieras en lo cierto”, aconsejó Osterwalder. 

Insistió en ello tras la charla, durante la sesión privada de Q&A con 20 Explorers seleccionados: “Has de tener una capacidad inmensa para parecer tonto y estar equivocado antes de parecer inteligente y estar en lo cierto. No pasa nada: comparte tus fracasos; todos fallamos. Los errores que he cometido son los que me han llevado a ser quien soy. Somos quienes somos por nuestras caídas… y nuestros éxitos”, añadió, siempre sonriendo.

Por supuesto, no vale con probar nuestra idea de cualquier manera, a lo loco; hay que hacerlo de forma barata. “Como emprendedor, vas a realizar de 10 a 20 experimentos y muchas personas eligen empezar por lo más caro, el producto, cuando lo único que necesitan es demostrar que el cliente está ahí y centrarse en él. No tienes que convencer al mercado, tienes que conocerlo”, añade. Como ejemplo, otra frase de las que se graban a fuego: “Es muy sencillo vender un Ferrari a precio de Lada. Lo complicado es vender un Ferrari… a precio de Ferrari”. Ajá.

Para ello, insiste en no gastar apenas dinero: entrevistas a usuarios y folletos sencillos pueden ser un primer paso, para llegar después a los call to action (CTA); primero, simples y luego, con más garra. Poco a poco, subiendo escalones: “Mi opinión es que resulta más fácil poner en marcha una empresa que todo lo que viene después: ser un buen líder y manager, escalar la compañía y encontrar a las personas que te ayuden a hacerlo. Mi consejo es que te rodees de gente que ya tenga experiencia en eso”, nos cuenta.

No es el único tip que se queda como un mantra en la mente de todo emprendedor que se precie. Osterwalder nos dio valiosas sugerencias sobre la realización de un buen pitch, por ejemplo (“crea un inicio sorprendente, porque en los primeros 30 segundos de discurso es cuando ganas o pierdes”), endulzados con el chocolate suizo que se llevó una de las Explorers presentes en la TalkX: fue la más rápida en contestar correctamente las preguntas del pequeño concurso/examen preparado por el propio Alex. “¡No es fácil, pero al menos es divertido!”, recalcó el creador del canvas más famoso en los negocios. Como la vida misma.

 

 

 

Comparte este post

Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on telegram

Comparte este post

Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on telegram

Suscríbete al blog

Te puede interesar