fbpx
Aprender de los fracasos

¡Enhorabuena! Has fracasado

Tenemos miedo al fracaso y es comprensible: nos jugamos mucho en un proyecto de emprendimiento. Pero no lograr el éxito puede ser beneficioso. En serio.

Existen miles de ejemplos a nuestro alrededor de personas que no alcanzaron el éxito en sus proyectos y, sin embargo, fueron completamente felices tras pivotar (echa un vistazo a estos IG Live de los Alumni Explorer Sultán Usman y Germán Gómez y luego nos cuentas). Hablan de sus “fracasos” entre comillas y los juzgan como triunfos. Aun así, seguimos teniendo pánico a fallar

 

Es un tema casi tabú, no nos gusta pensar en ello. Sin embargo, es necesario, pues existe una visión positiva y queda oculta, la mayoría de las veces, por el temor. Ya está bien. Los emprendedores son valientes y desprecian afrontan el miedo sin rodeos. Saben que siempre, siempre se saca algo bueno de esta experiencia. Pero antes, hay que dar algunos pasos:

 

  1. Desdramatizar. No es fácil, lo sabemos, pero no estás ante el fin del mundo. El famoso “esto es lo peor que podría pasarme” casi nunca es cierto.
  2. Reconocer el fracaso. Vale, esta parte tampoco es sencilla. Piensa que en el mundo del emprendimiento y en el empresarial el riesgo siempre está ahí, va de la mano de la innovación y la competencia.
  3. Razonar con objetividad. ¿Has puesto todos los medios a tu alcance para lograr el objetivo deseado? ¿En qué medida han intervenido factores que no podías controlar? 
  4. Aprender del fracaso. Lo hemos oído muchas veces, hasta hay quien asegura que fracasar es necesario para tener éxito. O, al menos, para valorarlo cuando llega. 

 

Muy bonito todo, pero ¿cómo se aprende del fracaso? ¿Cómo se sale de la espiral de pensamientos negativos cuando hay que cambiar de planes? Esta parte también es complicada, pero existen varios tips que te ayudarán. Cierra los ojos, respira hondo y pon tu mente en este mood:

 

  • El aprendizaje se da siempre y te proporcionará una valiosa experiencia en la que apoyarte para tomar futuras decisiones. 
  • Diferencia lo que eres de lo que quieres
  • Piensa en tu fallo no como el final de un proyecto, sino como el principio de un proceso de superación que te llevará a una nueva empresa.
  • Vas a cometer errores, ya que nadie es infalible. Haz que ocurran rápido y analiza qué ha salido mal para que no se vuelva a repetir.
  • No des vueltas a lo que ya ha pasado: sigue adelante sacando una lección de la experiencia para intentar mejorar.
  • Es muy difícil triunfar de la noche a la mañana y, sobre todo, mantenerse. Tener éxito siempre, en todo, es imposible. La constancia en los intentos es la clave. 
  • Aprovecha las habilidades que se adquieren en Explorer para aplicarlas en tu día a día.
  • Recuerda: el mayor de los fracasos es no hacer nada por miedo a fallar.



Tu proyecto nace con la intención de cambiar el mundo; nunca lo dudes. Pero, si finalmente no lo hace, no te arrepientas de haberlo intentado y mira adelante: con el tiempo, te darás cuenta de que tus fallos fueron aciertos. Además, ¿sabes que puedes dar el siguiente paso en un entorno completamente seguro? Apúntate a Explorer y permítete experimentar.



Fuentes:

https://www.lavanguardia.com/opinion/temas-de-debate/20141130/54420886241/un-fracaso-puede-ser-positivo.html

https://lamenteesmaravillosa.com/una-vision-positiva-sobre-el-fracaso/

https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2012-06-15/como-hacer-del-fracaso-una-herramienta-para-el-exito_502327/

https://sergimateo.com/el-fracaso-es-positivo/

 

Foto: Brett Jordan on Unsplash.

Comparte este post

Comparte este post

Suscríbete al blog

Apúntate a Explorer

Te puede interesar

Liderar sin agobiarte

Los 10 mejores consejos para liderar sin agobiarte

Seas o no una persona con dotes de mando, si vas a emprender, en algún momento te tocará dar órdenes, gestionar y organizar tareas. Esto puede ser agotador; aquí tienes tips para desempeñar tu papel de líder de la forma más cómoda posible.