Sin categorizar

Cohorte trip 2023

¡La Cohorte está completa! Ya tenemos todos los seleccionados para el Explorer Trip 2023

A finales de diciembre, con la segunda edición de Explorer en 2022, 15 proyectos fueron escogidos para viajar al próximo Explorer Trip, que se llevará a cabo en Valencia, en septiembre de 2023. Pero en esta Cohorte faltaban las ideas elegidas en la primera edición de este año. ¿Quieres saber cuáles son?

Estamos todos; podemos hacer las maletas y poner rumbo a Valencia, porque… ¡ya sabemos cuáles son los proyectos escogidos para el Explorer Trip! El jurado, compuesto por Expertxs del programa Explorer, ha “dado su veredicto”, evaluando y seleccionando un proyecto de cada país.

 

Estas 10 ideas que estás a punto de conocer corresponden a la primera edición del programa en 2023 y se suman a las 15 que fueron seleccionadas entre las que finalizaron la segunda edición de 2022. Todas ellas destacan, además de por dar solución a alguno de los ODS 2030, por su originalidad, su evolución en Explorer y, desde luego, por el equipo que hay detrás, entre otros factores. Se trata de proyectos relacionados con la sanidad, la enseñanza o el medioambiente. ¡Aquí tienes la lista completa!

 

Aplicación de casos clínicos para pacientes y profesionales (Argentina, Fundación H.A. Barceló – Facultad de Medicina). Aplicar los conocimientos adquiridos en la facultad en casos clínicos de la vida real.

 

Hemoapp (Brasil, Universidade Federal de São Paulo). ¿Salvar vidas y seguir recibiendo recompensas? Con HemoApp, cada vez que donas sangre, acumulas puntos para canjear en las empresas colaboradoras.

 

Durvill (Chile, Universidad Central de Chile). Biomaterial fabricado a partir de algas.

 

Share + (España, Universitat de Girona). Software de optimización de trasplantes en dominó, con el fin de reducir las esperas.

 

Millietext (Estados Unidos, Florida International University). Editorial de libros de texto STEM adaptada a los estudiantes: la plataforma de publicación online es de uso gratuito.

 

Artesanía Yuka + Ye (México, Universidad de Guadalajara). Dar a conocer artesanía indígena mejorando la calidad de vida de los pueblos originarios de México, considerados los más marginados.

 

Shared (Perú, Universidad de San Martín de Porres). Compartir experiencias e información con estudiantes de secundaria que están indecisos ante su futuro profesional.

 

IMA – Inventário de Materiais de Apoio (Portugal, Instituto Superior de Engenharia de Lisboa). Promover la reutilización y gestión de los materiales de apoyo de la museología.

 

Mshahara (Reino Unido, University of Wolverhampton). Sistema en la nube de nóminas y prestaciones para empleados, que ayudará a las compañías a automatizar estas gestiones, además de los impuestos y el cumplimiento de la normativa de su personal en toda África.

Soluciones empresariales y humanas (Uruguay, Centro de Emprendimiento Facultad de Ciencias Económicas y Administración). Intervención en empresas que lo soliciten para identificar problemas y gestionarlos, siempre desde un enfoque humanista.

 

Los responsables de todos estos proyectos pasarán una semana en Valencia, profundizando en su idea, recibiendo mentorías y practicando el networking. Esta Cohorte, formada por Explorers de 10 países, trabajará diariamente en un importante hub de innovación europeo de la ciudad española (aunque seguro que también sacan un rato para divertirse y salir relajarse y descansar). Dentro de poco verás en nuestras redes sociales a algunos de los seleccionados; mientras tanto, echa un vistazo a lo que nos contaron los participantes en el anterior Trip, celebrado en Oporto:

Comparte este post

Comparte este post

Suscríbete al blog

Apúntate a Explorer

Te puede interesar

Convocatoria Explorer 2023.1

Cumple tu sueño en 12 semanas: ¡apúntate a Explorer!

Se abre una nueva convocatoria de Explorer: ahora sí, tienes ante ti la oportunidad perfecta para probar que esa idea que te ronda por la cabeza desde hace tiempo puede convertirse en el modo de lograr la independencia económica que quieres. Y solo has de pulsar un botón.

Actitud emprendedora-científica

La clave para establecer hipótesis: actitud emprendedora-científica

¿Sabías que el mejor emprendedor es un científico? El método empleado por estos profesionales para demostrar una hipótesis te será útil si quieres comprobar la validez de tu idea.

Para saber si algo puede tener impacto en el mundo, primero es necesario conocer el entorno que nos rodea. Echar un vistazo a los periódicos, escuchar canciones, pódcast o leer sobre cualquier materia (son muchas las disciplinas de las que podemos aprender) no sólo nos conectará más a nuestra realidad, sino que aumentará nuestra creatividad, nos servirá de inspiración y mejorará nuestra mentalidad emprendedora. La clave es absorber, como una esponja, todo lo que nos pueda ser útil.

 

Entre los esquemas que más aportarán a nuestro proyecto de emprendimiento está el método científico. Mediante procesos similares a los que se aplican para demostrar una hipótesis, puedes comprobar si tus ideas tendrían un impacto real, necesitarían una aproximación diferente o si sería mejor descartarlas directamente. Borrón y cuenta nueva.

 

Esta forma de abordar la validez de un proyecto es muy útil para corroborar su posible éxito; de esta forma, se evita un gasto innecesario de energía y recursos. Para ello, el primer paso es estructurar una hipótesis. En el emprendimiento se suele utilizar este esquema:

 

  1. Creo que (descripción de la idea o prototipo)…
  2. para (clientes a los que te diriges)…
  3. logrará (resultado de llevar a cabo la idea).



Cómo comprobar la validez de la hipótesis

Una vez se ha definido la hipótesis, hay que seguir una serie de pasos para comprobar si tiene validez.


  • Revisar la hipótesis

Comprueba que, además de plantear una solución realista a un problema que existe, dicha solución no se ha testado antes. En el ámbito científico existen publicaciones que guían a los especialistas para verificar que su hipótesis no ha sido probada. Por desgracia, en el mundo del emprendimiento no existe este tipo de literatura (y mucho menos, sobre los fracasos, ya que normalmente se habla de los casos de éxito). Para estar al día, lee todo lo posible y procura estar al tanto de las publicaciones sobre la materia que trata tu idea. 

 

Es posible que ya exista una empresa a la que se le haya ocurrido un proyecto similar al tuyo (las ideas, especialmente si resuelven necesidades reales, no suelen ser tan originales), por eso es importante hacer un estudio de mercado antes de lanzarte de cabeza a desarrollar tu startup. Confirma que tienes algo nuevo que aportar: quizá tu propuesta sea más efectiva, más inteligente o más atractiva.

 

Aquí va otro tip para este punto: desde etapas muy tempranas de tu emprendimiento, es fundamental tener una identidad clara, una historia que contar, y definir una forma de interactuar con el mundo. Esto dejará huella y hará que tu proyecto sea memorable.

 

Para revisar tu hipótesis y fortalecerla, es muy recomendable hacer un canvas de Propuesta de Valor y comprobar qué aporta realmente tu idea a los futuros clientes. Esto te servirá para identificar rápidamente qué necesidades tienen y cómo tu proyecto las cubrirá mejor que otras soluciones ya existentes en el mercado.


  • ¡Al laboratorio!

Toca probar “en el laboratorio” la hipótesis que hemos definido. En nuestro caso, vamos a crear un Producto Mínimo Viable (MVP, en sus siglas en inglés) para ver cuál es la reacción de nuestros potenciales clientes.

 

Con el fin de verificar que todo funciona, realizaremos una serie de test previos a nuestra prueba con el mercado real; esto servirá para pulir los procesos y comprobar la usabilidad de nuestro producto, especialmente si es digital.

 

Una vez perfeccionados los pasos, lanzaremos dicho producto en un entorno controlado y, de esta forma, comprobaremos qué nivel de aceptación tiene entre el público objetivo. Normalmente, estos experimentos se realizan con una doble perspectiva: 

  • Cuantitativa. Probaremos la aceptación entre una audiencia controlada, por ejemplo, una muestra de 200 personas.
  • Cualitativa. Veremos si el público responde bien a la idea y la acepta como válida.

 

Para realizar esta fase, lo ideal es establecer un período de tiempo que permita controlar el proceso y decidir si ha tenido éxito.


  • Medición

El método científico se basa en medir y comprobar, así que es lógico que confiemos en las métricas y las consideremos fundamentales para saber si nuestra idea tendrá éxito (o para descubrir qué falla). En el caso de los productos digitales, dichas métricas serán KPI’S, número de descargas o interacciones. Si hablamos de productos físicos, nos fijaremos en el número de compras o de suscripciones al servicio.

 

En este punto debemos tener en cuenta un aspecto muy importante: antes de lanzarnos a medir, es necesario establecer qué umbral de métricas consideramos un éxito y qué indicadores señalarán que debemos mejorar aspectos de nuestro producto o servicio.


  • Aprendizaje

Evidentemente, este proceso tiene un único objetivo: aprender. Una vez revisada la aceptación de la idea y las métricas que indican qué funciona y qué no, llega el momento de implementar los cambios para seguir mejorando el producto. Y si todo indica que nuestra idea no sirve o no tiene utilidad… no desesperes: siempre podrás utilizar lo aprendido para lanzar nuevos proyectos o aplicarlo a tu trabajo. Verás, vas a escuchar muchas veces que lo importante es el camino y que fallar es parte del triunfo. Lógicamente, a un fracaso no siempre le sigue un éxito, pero siempre tendremos un aprendizaje, unas habilidades que nos serán útiles en nuestra vida laboral y el orgullo de haberlo intentado.

 

Foto de Trust «Tru» Katsande en Unsplash.

Comparte este post

Comparte este post

Suscríbete al blog

Apúntate a Explorer

Te puede interesar

Liderar sin agobiarte

Los 10 mejores consejos para liderar sin agobiarte

Seas o no una persona con dotes de mando, si vas a emprender, en algún momento te tocará dar órdenes, gestionar y organizar tareas. Esto puede ser agotador; aquí tienes tips para desempeñar tu papel de líder de la forma más cómoda posible.

Establecer modelo de negocio

Las cinco preguntas que debes hacerte antes de elaborar un modelo de negocio

A lo mejor no sabes nada de empresas, pero tu proyecto de emprendimiento exige (lógicamente), crear una. Y para ello, debes elaborar un modelo de negocio. ¿Se puede hacer sin tener ni idea sobre este tema? Te ayudamos: sólo debes contestar las siguientes preguntas.

Para elaborar un modelo de negocio, lo primero que debes hacer es averiguar cuál es el ADN de tu proyecto: describir las bases sobre las que tu empresa creará, proporcionará y captará valor. Estas cinco preguntas serán clave:

 

  • ¿Qué vas a vender y con qué valor añadido?
    Atiende una necesidad del cliente y aporta una respuesta diferenciada respecto a lo que propone la competencia.
  • ¿A quién se lo vas a vender?
    Empieza por el segmento que más interés tenga en comprar tu producto o servicio.
  • ¿Cómo llegar al cliente?
    Comunica tu mensaje de marca (brand messaging) a los potenciales usuarios y consigue que tu forma de distribuir el producto o servicio les convenga.
  • ¿Cómo organizarte?
    Elabora una lista de requisitos para diseñar una propuesta de valor sólida y atractiva (recursos, socios o procesos internos que vas a necesitar, por ejemplo).
  • ¿Cómo reaccionar ante posibles cambios?
    Anticípate y define factores de flexibilidad para adaptarte a lo que vayas a encontrar.

 

Una vez establecidos estos puntos, ya tendrás una idea sobre si tu negocio es viable o no; cuando lo sepas, llegará el momento de elegir el modelo que quieres aplicar. Aquí, influirán tres factores:

 

  1. Ventaja competitiva: implementa un modelo novedoso que aporte ideas únicas y difícilmente imitables. Esto contribuirá de forma decisiva a situarte delante de tus competidores.
  2. Inversores: intenta llamar su atención para que echen un vistazo a tu modelo de negocio. Deja claras las ventajas para el usuario o cliente, sé realista (con tu idea y con las proyecciones financieras) e incorpora un plan de contingencias. Busca un inversor que no sólo te aporte capital, sino también una orientación en el desarrollo de tu proyecto.
  3. Plan de crecimiento: es vital para intentar dar pasos firmes y no cometer errores. Se trata de la etapa siguiente o, más bien, de una actualización del modelo de negocio; aquí tendrás que especificar los objetivos de tu empresa y la estrategia que seguirá para crecer en los próximos años. Lee aquí cómo elaborar uno.

 

Con todo esto en mente, siéntate, respira hondo y… ¡confecciona, ahora sí, tu modelo de negocio!

 

Foto de Slidebean en Unsplash.

Comparte este post

Comparte este post

Suscríbete al blog

Apúntate a Explorer

Te puede interesar

Panel Alumni 2023 primera edición

Los consejos de Alumni Explorer para hacer una landing page perfecta

Menos es más, no esperes a que todo esté perfecto para enseñarlo, pide feedback a tus conocidos, usa herramientas no-code… Estos (y muchos, muchos más) son algunos de los tips para hacer una landing page perfecta, explicados por nuestros invitados a los Panel Alumni de cada edición de Explorer. ¡Echa un vistazo a estas prácticas listas para conocerlos todos!

Generación Z aprender: comunidad vs. validación

La Generación Z quiere aprender así: comunidad vs. validación

En las últimas ediciones de Explorer hemos encontrado una petición reiterada de los participantes en el programa: demandan una figura que “corrija” sus entregables, que les diga si han “aprobado” o “suspendido”. En definitiva, quieren que alguien valide lo que están haciendo. Pero nuestra metodología es contraria a esto, especialmente en una etapa tan temprana del emprendimiento; otros sistemas se muestran igualmente (o incluso más) efectivos para hacerles saber si van por el camino correcto.

Los análisis sobre la Generación Z señalan que es altamente independiente en sus procesos de aprendizaje. Son numerosos los informes que definen a las personas nacidas después de 1995 como estudiantes muy enfocados hacia métodos prácticos de adquirir conocimientos; buscan implicaciones directas o una conexión con la vida real. Hablamos de nativos digitales que saben cómo utilizar la tecnología para ser más productivos y eficientes y, además, usan todas las fuentes de información a su alcance (y son muchas e inmediatas) para convertirse, prácticamente, en autodidactas

Así, parece fácil deducir que la metodología empleada en Explorer debería adaptarse perfectamente a sus premisas: flexibilidad a la hora de afrontar los módulos, tareas que, si bien deben entregarse en un plazo determinado, también pueden ser completadas con total libertad… Incluso la inmediatez de la tecnología que mencionábamos antes juega a nuestro favor: provoca lapsos de atención más cortos, sí, pero son contrarrestados con píldoras de información más pequeñas. Es el conocido como microaprendizaje o microlearning, que favorece el dinamismo, la motivación y la retención del conocimiento.

Por si queríamos más señales de que íbamos por el buen camino, algunos experimentos habían mostrado que eliminar las notas en los trabajos o exámenes era beneficioso para el aprendizaje, ya que hacía desaparecer la presión de tener que “aprobar”, de adaptarse a una norma cuantitativa, en lugar de cualitativa. Genial: nuestra decisión de no puntuar los entregables era maravillosa y todos debían estar encantados. Pero, para nuestra sorpresa, no era así.

En Explorer nos hemos encontrado, edición tras edición, con participantes (no son pocos) que piden una figura que valide las tareas que han de entregar y les diga si lo que están haciendo es correcto. Y eso nos ha obligado a prestar atención a la otra cara de la moneda: los estudios mencionados señalan que, pese a su proactividad, los estudiantes necesitan la motivación y el apoyo de sus profesores para percibir sus habilidades y fortalezas antes de intentar otros métodos de enseñanza. No olvidemos que se sienten aislados, alienados, como avanzamos en nuestro primer post sobre cómo quiere aprender la Generación Z

Las redes sociales son su vía de escape y, a la vez, agravan el problema: las utilizan para construir su marca personal, pero no quieren ser definidos por ellas. Buscan la validación e inclusión, pero desean diferenciarse de los demás. Ansían compañía, pero les hacen darse cuenta de que están solos. En definitiva, los enfrenta a un mundo en continuo cambio y buscan seguridad. Pero llevarlos de la mano no es la solución para hacerlos ganar confianza, por eso, tras analizar pros y contras, nos hemos reafirmado en nuestro método por una razón que creemos muy importante para su futuro desempeño profesional: han de aprender a equivocarse. Tenemos en cuenta este feedback, desde luego, pero por el momento somos contrarios a ceder ante la solicitud de una figura que puntúe sus tareas, al menos, en etapas tan tempranas del emprendimiento. 

Aquí, por paradójico que parezca, las redes sociales son nuestras aliadas, no las enemigas a las que es sencillo culpar para simplificar el problema. Cuando hablamos de WhastApp como herramienta de aprendizaje ya explicamos que uno de los pilares metodológicos del programa está basado en la comunidad: queremos que el feedback entre compañeros sea el primer paso para, después, buscar el criterio de muchas otras personas. El mercado validará su trabajo y les dirá si están en el camino hacia el éxito de su idea. Y siempre cuentan con el espacio de seguridad de los Q&A, sesiones en las que una persona con mayor experiencia los orienta sobre la realización de los entregables y resuelve sus dudas. Pero jamás, jamás, valida o puntúa las tareas.

Este método tiene otra ventaja: desde el principio de su viaje emprendedor, los Explorers comprenden que hay muchas formas de abordar los problemas, tantas como opiniones reciban. De esta manera, no se quedan con el veredicto de alguien a quien se coloca en una posición de “poder” (al ser un profesor o un experto, entienden que sabe más que ellos). Si dicha figura no es la correcta, puede resultar muy tóxica, más aún en una etapa tan inicial. El aprendizaje entre pares elimina este riesgo y hace que los participantes se enfrenten a sus incertidumbres, proceso del que salen reforzados, hayan materializado su proyecto o no. Y eso les acompañará toda la vida.

Fuentes:

https://seaopenresearch.eu/Journals/articles/SPAS_21_12.pdf

https://www.aecf.org/blog/what-are-the-core-characteristics-of-generation-z

https://www.sg.org.za/what-is-generation-z-and-what-does-it-want/

https://observatorio.tec.mx/edu-news/microaprendizaje-en-el-aula/

https://hechingerreport.org/teachers-voice-i-abandoned-grading-my-students-and-stopped-taking-attendance-heres-what-happened/

Comparte este post

Comparte este post

Suscríbete al blog

Apúntate a Explorer

Te puede interesar

Panel Alumni 2023 primera edición

Los consejos de Alumni Explorer para hacer una landing page perfecta

Menos es más, no esperes a que todo esté perfecto para enseñarlo, pide feedback a tus conocidos, usa herramientas no-code… Estos (y muchos, muchos más) son algunos de los tips para hacer una landing page perfecta, explicados por nuestros invitados a los Panel Alumni de cada edición de Explorer. ¡Echa un vistazo a estas prácticas listas para conocerlos todos!

En cada edición de Explorer, uno de los momentos más esperados es el Panel Alumni, el encuentro en el que tres participantes que ya han pasado por el programa explican cómo hacer una landing page perfecta. Asimismo, responden en directo las preguntas que la audiencia deja en nuestro canal de Twitch.

Todos ellos dan valiosos consejos basados en su propia experiencia; los tienes en los vídeos que encontrarás en este post. Pero antes, te dejamos sus tips más destacados en una cómoda lista que los resume, con el fin de que puedas consultarla siempre que quieras.

Luiza Rocha (Ukié?, consultoría especializada en derechos humanos)

  • Saber qué información quieres poner en tu landing page es un desafío: deseas mostrar tu proyecto, pero no abrumar con el texto. Pregúntate qué pretendes conseguir con esa página en concreto, añade los datos esenciales y guarda el resto para otras secciones de la web.
  • Cuando surge algún problema o hay algo que no sé hacer, busco la respuesta en Google; ¡siempre tiene la solución! Usa los recursos a tu alcance; entre ellos está el material que te proporciona Explorer.
  • Publicita tu proyecto, publícalo en tu cuenta de Instagram, di a tus amigos que lo compartan… no hacerlo es un error, ya que no va a aparecer por arte de magia en los motores de búsqueda.
  • Una frase impactante, un buen CTA y después, un párrafo más serio o descriptivo son los tres elementos principales de una landing page.
  • Visitando tu página, un usuario tiene que saber qué ofreces en 10-20 segundos.
  • Es muy importante enseñar tu landing o tu logo a personas que no conozcan nada sobre tu proyecto; su feedback te dará datos muy valiosos.

Blanca Daniela (Estudio Lazuli: cursos, talleres y clases, además de una comunidad, que buscan el bienestar integral personal y profesional)

  • Para mantener tu página web, utiliza la misma herramienta que empleaste en su diseño: has invertido tiempo en ella, sabes cómo funciona y eso te permite hacer las cosas más rápido. Si ves que ya no se ajusta a lo que quieres o que otra plataforma te da más utilidades que necesites, cambia.
  • No tengas miedo al éxito. Es un dicho mexicano y aquí se puede aplicar para que no pierdas el tiempo en detalles mínimos: lanza tu landing page aunque no esté perfecta; el feedback que recibas será igualmente valioso.
  • Pierde el temor a los leads y a dar información a las personas que se muestran interesadas; intenta mantener cierta “relación” con ellas.
  • La landing page es una experiencia, así que imagina qué va a pensar o sentir tu cliente cuando vea una u otra parte de esa página.
  • Haz atractiva la información que quieres que sea leída: utiliza colores, emojis, fotos, destaca el texto con una letra más grande…
  • Si alguien copia tu idea, aprende de sus errores y de sus aciertos.

Dana Schwendtner (Solar Collector: sistema que busca alternativas de calefacción low-cost mediante energía solar)

  • En una landing page, menos es más.
  • ¿Problemas? YouTube es un gran amigo, sus tutoriales tienen todas las respuestas.
  • Cuanto más hablas con las personas, más aprendes no sólo sobre tu cliente o su problema, sino también sobre tu producto o servicio. Eso te ayudará a hacer una landing page más relacionada con tu target.
  • Para crear comunidad, usa las redes sociales: LinkedIn es una gran herramienta para dar a conocer tu proyecto como negocio.

Luenne Coelho (Copo Vivo, startup que transforma el plástico en paneles con uso industrial)

  • Hay que componer una página sencilla, que entienda todo el mundo (un error que cometió en su primera landing, por ejemplo, fue enfocarse mucho en el diseño y dejó demasiado abajo lo más importante del proyecto).
  • No te preocupes en exceso por la forma: da más importancia al contenido.
  • Prueba el resultado en varios navegadores para comprobar que se ve bien sea cual sea el sistema operativo utilizado. Y, por supuesto, no te olvides de hacer un diseño responsive, con el fin de que se adapte sin problemas a la visualización desde un smartphone.
  • Has de tener muy presente a quién diriges el contenido de tu landing page
  • La explicación del pain y de la solución y el texto que utilices para pedir el contacto de los usuarios es lo más importante en una landing page.
  • Enamórate del problema, no de la solución, ya que puede haber un montón de ellas; incluso puede que tú mismx encuentres varias respuestas al mismo pain y las cambies a lo largo de tu trayectoria. 
  • Disfruta todo el recorrido del emprendimiento.

Helena Arias (Light Pills: convierte botellas de plástico en dispositivos con forma de tapón que funcionan como fuentes de luz y purificadores de agua)

  • Aunque el diseño no esté perfecto, puedes empezar a mostrarlo; lo pulirás después.
  • Si tienes amigos programadores, pídeles feedback. Todo el mundo te va a decir qué le parece tu landing: pregunta sin miedo.
  • La solución al problema ha de estar resumida; en general, es preferible que no haya mucho texto: el suficiente para explicar a los potenciales clientes en qué consiste tu producto y para que ellos quieran leerlo al no ser excesivamente largo.
  • Debes saber qué quieres conseguir con el CTA, con el fin de que la llamada a la acción tenga éxito. Y, por supuesto, medir los resultados es obligatorio.
  • No tengas miedo a fallar, es normal. Cada error traerá consigo conocimiento; un emprendedor siempre está aprendiendo.

Massimo Angelini (Orpheus: experiencias sostenibles y saludables en los interiores de edificios)

  • Busca entre las plataformas y herramientas no code (siempre que puedas, utiliza estas) para encontrar la que mejor se adapte a lo que quieres de forma sencilla. 
  • Cuida mucho el contenido de tu landing page.
  • Utiliza textos cortos. Los mejores mensajes son los que podrías enviar en un tuit, por eso Twitter es tan famoso.
  • La clave del éxito no está en el CTA, sino en el contenido de tu landing page. Eso es lo que convencerá a los usuarios para hacer clic en un CTA que les lleva a gastar dinero en tu producto.
  • Mantén la pasión por tu proyecto, por lo que te importa. De esta forma, será más probable que logres el éxito.
  • Practica el networking. Eso no te lo van a enseñar en ninguna universidad, en ninguna escuela, y es una de las cosas más importantes al emprender.

Carolina Lacasta (My Feeting Room: aplicación que escanea tu pie para saber antes de una compra online si la talla del zapato es la correcta)

  • Crear una landing page de cero, sin saber nada de informática, es fácil con las herramientas no code actuales. 
  • Los usuarios tardan menos de 5 milisegundos en hacerse una idea de tu web. Y la competencia es brutal, por lo que debes pensar muy bien los textos, el diseño o el logo para que llamen la atención. Decidir entre una herramienta u otra es casi lo de menos.
  • Lo importante es pensar en el pain del usuario y darle lo que necesita, pero sin incluir todos los detalles en los copys para que siga leyendo y haciendo scroll.
  • Yo recomiendo que la landing page no sea muy larga. Ha de tener un primer pantallazo muy bueno y sin elementos que no aporten valor añadido.
  • Asimismo, es importante saber dónde van a leer la landing: en un smartphone, en el ordenador, en una tablet… Si te concentras en lo que se verá en el móvil, te enfocarás en lo más importante. Ya irás añadiendo cosas después para la versión en ordenador.
  • El lenguaje depende de tu cliente; es necesario analizar bien el nicho al que nos dirigimos con nuestros mensajes.
  • Cuando formas un equipo, tienes que asegurarte desde el principio de que el resto de las personas quiere lo mismo que tú.
  • Lo perfecto es enemigo de lo bueno.
  • Es fácil obtener leads con el CTA adecuado.

Santiago Jiménez (Liight: app que promueve hábitos sostenibles mediante la gamificación)

  • El reto es saber lo que quieres poner en tu landing y cómo lo quieres poner.
  • Es necesario cambiar el mensaje si ves que no funciona. Debes pensar qué persona va a acabar en tu landing.
  • Si tienes distintos perfiles de cliente, sería recomendable que contases con diferentes landings.
  • Siempre es preferible incluir elementos sencillos, que no den problemas, a otros más espectaculares, pero también más complicados, ya que pueden ocasionar fallos.
  • Ten en cuenta que te interesará estar en diversas plataformas, como TikTok, Facebook o Linkedin, y que en cada una habrás de aplicar un formato y un lenguaje distinto. No hay un canal mejor o peor, todo depende de dónde estén tus clientes.
  • Es mejor concentrarte en una cosa y no querer abarcarlo todo de golpe, porque luego surgen problemas mayores al no haberte fijado bien, con calma y por separado, en cada uno de los aspectos.
  • Para testar la landing page, pásasela primero a familiares y amigos. Es mejor hacer cosas más sencillas y que no den fallos que meterte en otras más complicadas que pueden salir mal y retrasarte.
  • Intenta generar lazos en Explorer, ya que tendrás la oportunidad de conocer gente muy buena que siempre podrá echarte una mano.

Esther Pina (Secret Sound): startup que gestiona la accesibilidad de personas con problemas de audición y lenguaje a la industria audiovisual)

  • En un MBA te preparan para todo, menos para hacer landing pages… y deberían.
  • Hay que pasar por varias etapas en los copys, probar y equivocarte. No pierdes nada, simplemente, vas a aprender.
  • Es necesario fomentar también las relaciones humanas. La comunicación es entre personas, hay que darle un toque humano. Eso puede ayudar a diferenciarte.

¿Quieres aprender a hacer una landing page y validar tu idea de negocio? Preinscríbete en Explorer hoy mismo.

Comparte este post

Comparte este post

Suscríbete al blog

Apúntate a Explorer

Te puede interesar

TalkX Nav Sawhney

“Cuanto más das, más obtienes”: el emprendimiento ético de Nav Sawhney

El fundador de The Washing Machine Project ha sido nuestro invitado en la última TalkX de esta edición de Explorer: su visión ética sobre el emprendimiento resulta imprescindible para entender cómo tu proyecto puede cambiar las vidas de miles de personas.

Para Nav Sawhney, fundador de The Washing Machine Project y miembro de Santander X 100, son las 3 am (exacto, las 3 de la madrugada) cuando comienza la TalkX, ya que en ese momento se encuentra en Australia. Pese a la hora, no quiere perder la oportunidad de transmitir su pasión sobre una forma de ver el emprendimiento alejada de lo convencional, pero que casa perfectamente con lo que buscamos en Explorer: ideas alineadas con los ODS 2030 y que, por lo tanto, mejoren la vida de las personas. Sawhney sabe mucho sobre ello.

 

Este ingeniero dejó su trabajo en Dyson y decidió pasar un tiempo realizando voluntariado. Vio cómo niños pequeños se saltaban las clases, perdían posibilidades de educación, al ir a lavar la ropa de sus casas a mano. Conoció la vida de su vecina y se dio cuenta del esfuerzo que exige esta tarea “doméstica”. Así nació, como te explicamos aquí, un proyecto con una importancia social enorme: “Como emprendedor, tengo la misión de intentar mejorar las cosas, no dejar que sigan como hace 100 años”, explica Nav, resaltando que esta será una gran responsabilidad que recaerá sobre las próximas generaciones.

 

Sin embargo, él mismo explicó que poner en marcha una idea así es complicado. “El proceso de escalado es muy lento”, entre otras cosas, porque lleva tiempo fabricar cada una de estas lavadoras sencillas con las que facilitar la vida en las comunidades desfavorecidas. Evidentemente, otro de los mayores escollos a los que se enfrentó fue conseguir que el proyecto fuera tomado en serio. Por suerte, “LinkedIn es una herramienta muy poderosa, la gente quiere saber la historia de nuestro viaje. La mejor forma de dar a conocer una idea a los inversores es contarla en LinkedIn, en forma de blog, para que los interesados puedan informarse”, aconsejó.

 

También la humildad y la sencillez ayudaron mucho: “Emplear la simplicidad para explicar el problema es importante con el fin de tener apoyos y crear conexiones. Siempre hay que cuidar estas últimas: cada persona tiene habilidades distintas y te dará una información muy valiosa”, añadió.

 

Entre los primeros contactos que se utilizan para exponer el proyecto, testar y recabar feedback están, lógicamente, tus amigos y tu familia, que muy probablemente se convertirán en tus clientes iniciales. Incluso algunos de ellos pueden llegar a ser parte de la idea: “Mi madre siempre dice que no hay que quitar a nadie la oportunidad de sentirse útil en la vida […]. Emprender es un deporte de equipo; encuentra las cualidades que pueden complementaros unos a otros y construiréis, juntos, algo más grande”, afirma.

 

En una TalkX como esta, no podía faltar un tema recurrente: el fracaso. Y, como todos nuestros invitados hasta ahora, Nav repitió algo que cualquier emprendedor debe recordar: “Intenta fallar lo antes posible, porque eso es lo que te llevará al éxito”, recordó. Para ello, “es vital tener pronto la solución al problema que has detectado, porque así podrás testarla y lograr feedback rápidamente, además de fallar (de forma sana) si es necesario. Pregúntate siempre: ‘¿Qué es necesario realmente?’”, explicó.

 

Tras la charla, una veintena de Explorers seleccionados compartieron una sesión privada de preguntas y respuestas con Nav, que se interesó por los proyectos de todos los afortunados. Entre las dudas, uno de los asistentes quiso saber hasta qué punto sería recomendable acceder a una aceleradora y nuestro invitado resumió los pros y los contras de forma sencilla: “Consumen un montón de tiempo y recursos, pero haces mucho networking (David Harrison, brillante host de la charla, apuntó aquí la importancia de formar parte de una comunidad para comenzar dicho networking y, sobre todo, aprender)”, contestó.

 

Sin embargo, quizá la cuestión que mejor resume toda la TalkX y su significado se formuló minutos antes de este Q&A exclusivo, cuando el propio Harrison quiso saber qué había aportado The Washing Machine Project a Nav. “Me levanto todos los días sabiendo que tengo un propósito, que cuento con el potencial de ayudar a millones de personas en el mundo”, contestó nuestro protagonista sin dudarlo. A fin de cuentas, como él mismo había afirmado minutos antes, “cuanto más das, más obtienes”.

Comparte este post

Comparte este post

Suscríbete al blog

Apúntate a Explorer

Te puede interesar

Código ético

Qué debe incluir un código ético

Si quieres saber lo que debe incluir un código ético, no te pierdas este post: además de las normas de comportamiento interno de la empresa y las que definen su relación con los agentes externos, es necesario incorporar otros elementos que ayuden a comprender la visión de la compañía sobre el mundo y cómo transformarlo. Sigue estos sencillos pasos y tendrás un documento perfecto.

Ajá, hay que redactar un código ético, pero… ¿Qué es? ¿Qué debe incluir un código ético? Verás, existen tantos tipos como empresas, pero todos, todos, incorporan:

 

  1. Las normas de comportamiento que han de cumplir los empleados.
  2. Una guía de conducta de la compañía en su relación con el resto de los actores implicados en su actividad.

 

En los últimos años, los códigos éticos (o códigos de conducta) se han ido haciendo cada vez más extensos. Su evolución ha pasado de un conjunto de reglas que definían la vestimenta, las relaciones con los compañeros y la buena convivencia a incorporar también normas relativas al impacto que dejan las organizaciones en su entorno. Asuntos económicos, sociales y ambientales están presentes en las agendas de las empresas, que ven en estas cuestiones un factor esencial para su reputación y su legado.

 

La importancia de definir el propósito, la misión y la visión

Expliquemos estos conceptos:

 

Propósito. Precisa el objetivo de una organización y los valores que la componen.

Misión. Marca el camino hacia el propósito y señala las acciones necesarias para llevarlo a cabo.

Visión. Es la mirada sobre el mundo que tiene una empresa, sobre lo que debería ser y cómo ayudará la compañía a transformarlo.

 

Es importante que estos conceptos estén bien definidos, ya que marcarán la postura de la organización cuando se enfrente a diversas situaciones. Y no basta sólo con verbalizarlos; es necesario escribirlos e integrarlos en el día a día, puesto que servirán como brújula.

 

¿Qué debe incluir el código ético?

Existen muchas formas de redactar un código ético, pero todas ellas deben incluir lo siguiente:

 

  • Normas de comportamiento de la empresa.
  • Relación de esta con los actores externos (proveedores, clientes, accionistas, sociedad).
  • Declaración de impacto social, ambiental y económico.

 

¿Se debe sancionar el incumplimiento del código ético?

Ya sabemos lo que es un código de conducta y qué debe incluir, pero… ¿qué ocurre si se incumplen las normas que propone? ¿Deben establecerse multas, por ejemplo? Las empresas pueden establecer penalizaciones, efectivamente, si no se respetan las reglas establecidas, pero nunca han de superar lo fijado por las leyes vigentes.

 

¿Equivale el código ético a un convenio colectivo?

Verás, estoooooo… no. Un código ético recopila las normas de conducta internas de la empresa, mientras que un convenio colectivo marca los derechos y responsabilidades de los trabajadores de un determinado sector.

 

Ahora… ¿te atreves a redactar tu código ético? 


Foto de Nathan Dumlao en Unsplash.

Comparte este post

Comparte este post

Suscríbete al blog

Apúntate a Explorer

Te puede interesar

TalkX Lolita Taub

Por qué no puedes perderte la TalkX con Lolita Taub

Porque vas a conocer a una persona que creció en la pobreza y ahora es mencionada por Forbes como promotora de inversión en fundadores y financieras subestimadas. Pero ella, experta en la búsqueda de startups unicornio, sabe identificarlas y calibrar el potencial que otrxs no ven.

Nav Sawhney, en las TalkX de Explorer

Nav Sawhney, fundador de The Washing Machine Project, en las TalkX de Explorer

Cerramos el ciclo de TalkX de esta edición de Explorer con un invitado de lujo: Nav Sawhney, miembro de Santander X 100 y fundador de The Washing Machine Project. Descubre cómo voluntariado y emprendimiento se unen para mejorar la vida de los que más lo necesitan.

Seguro que has oído hablar de The Washing Machine Project (y si no, pincha en el link para saber de qué va) y de su fundador, Nav Sawhney, el ejemplo perfecto de emprendedor social, de creador de proyectos que mejoran las vidas de las personas que más lo necesitan. Pues, para que conozcas un poco mejor a este miembro de Santander X 100… ¡notición! Será nuestro próximo invitado en las TalkX de Explorer. Reserva el día 13 de abril y, a las 20:00 h en España (aquí sabrás el horario en tu país), conéctate a nuestro canal de Twitch.

 

Nav nació y creció en Londres, si bien su familia proviene de India. Durante la independencia del país, en 1947, sus padres tuvieron que abandonar su hogar, en la región que hoy es Pakistán, tan sólo con la ropa que llevaban puesta. Este hecho es el pilar que ha cimentado el deseo de nuestro invitado: ayudar a las personas que huyen de conflictos.

 

Ya sea montando estufas de cocina en las áreas rurales de India, actuando como administrador de alguna organización internacional para el desarrollo, construyendo sistemas para traer agua limpia a orfanatos en Namibia o dedicando su tiempo libre al voluntariado en un refugio para inmigrantes sin hogar en Londres, su pasión siempre ha sido echar una mano a los demás, con un interés particular en el desarrollo internacional.

 

Navjot fundó The Washing Machine Project en 2019. Había dejado su trabajo como ingeniero en Dyson y se había mudado a la zona sur de India para fabricar estufas de cocina con Ingenieros Sin Fronteras UK; allí conoció a Divya, una de sus vecinas. El enorme esfuerzo que esta mujer empleaba en realizar sus tareas diarias inspiró a Nav para encontrar una solución: le prometió una lavadora. Cuando regresó a Reino Unido, desarrolló el primer prototipo.

 

Desde entonces, The Washing Machine Project ha realizado investigaciones etnográficas en 17 países (Uganda, Jamaica, Nepal, India, Filipinas…) y ha entrevistado más de 3000 familias con el fin de obtener una visión más clara de sus tendencias de lavado. Además, la organización fundada por Nav se ha asociado con algunas de las ONG’s más destacadas, como la Agencia de Refugiados de Naciones Unidas, Save The Children u Oxfam.

 

The Washing Machine Project, perteneciente a Santander X 100 (la exclusiva comunidad de startups y scaleups más destacadas de Santander X), ha llevado a cabo programas piloto en Irak, Líbano, México y Estados Unidos y ya ha recibido unos 3000 pedidos de estas lavadoras (básicas, pero efectivas) desde varios países. En 2023, el objetivo de esta entidad es hacer frente a estos pedidos y extenderse por numerosos países.

 

El protagonista de esta historia tan inspiradora te podrá contar todo en primera persona en la próxima TalkX, durante la que, además, podrás dejar tus preguntas en el chat para que él mismo las responda. Recuerda: 13 de abril, a las 20:00 h, en nuestro canal de Twitch. Tras la charla, algunos Explorers seleccionados estarán con él en una sesión privada; si tú también quieres disfrutar de privilegios similares con las figuras más reconocidas del emprendimiento, permanece atento, porque muy, muy pronto abriremos la convocatoria para la nueva edición del programa. Mientras tanto, preinscríbete desde este botón:

Comparte este post

Comparte este post

Suscríbete al blog

Apúntate a Explorer

Te puede interesar

Cargos y siglas en la empresa

Cargos y siglas en la empresa

¿Entras en bucle cada vez que ves algún cargo o puesto en la empresa en formato sigla? Hemos preparado este listado con las más habituales.

Convocatoria Explorer 2023.1

Cumple tu sueño en 12 semanas: ¡apúntate a Explorer!

Se abre una nueva convocatoria de Explorer: ahora sí, tienes ante ti la oportunidad perfecta para probar que esa idea que te ronda por la cabeza desde hace tiempo puede convertirse en el modo de lograr la independencia económica que quieres. Y solo has de pulsar un botón.

Manual de liderazgo para principiantes

Manual de liderazgo para principiantes

¿Tú impones tu criterio y los demás obedecen? Nooo, “mandar” no es eso. Hoy en día (por suerte), las cosas han cambiado y los responsables de un equipo ponen en práctica las soft skills. Descubre cómo en este manual de liderazgo para principiantes.

En cualquier manual de liderazgo se describe cómo se ha pasado de un estilo “duro”, más bien relacionado con la revolución industrial, a otros más suaves, en los que el responsable de un equipo pone en práctica las llamadas soft skills. Este conjunto de habilidades se centra en la parte más empática y social de los líderes; hablamos de una serie de cualidades que vienen con la propia persona. Se pueden pulir y perfeccionar, por supuesto, pero este estilo es inherente a cada uno. Sin embargo, existen características que sí son comunes a los grandes líderes.

 

¿Cuáles son las cualidades de un líder hoy en día?

 

  • Conoce su sector y el mundo que le rodea; así, es capaz de tomar decisiones acertadas y basadas en la evidencia.
  • Respeta los puntos de vista diferentes y trata de entender todas las argumentaciones.
  • Es empático y se pone en la piel del otro.
  • Tiene mano izquierda para enfrentarse a los problemas y los encara siempre de frente.
  • Plantea un propósito sólido y aporta los medios para que se cumpla e impregne a la organización.

 

Te interesa: Liderazgo primal y liderazgo resonante.

 

¿Qué debe hacer un líder ante una crisis?

Existe una afirmación que va más allá de las organizaciones empresariales y se aplica a la realidad en su conjunto: en una crisis, el buen liderazgo se pone a prueba. Lo vimos, por ejemplo, en la gestión de las consecuencias de la pandemia de Covid-19 o, más recientemente, en la guerra de Ucrania; estas situaciones afectan a gobiernos de todo el mundo, sí, pero también a la panadería del barrio. 

 

En estos casos, es recomendable fijarse en el estilo de liderazgo de diferentes personalidades relevantes y, desde luego, aprender de lo vivido para mejorar. Este artículo de Harvard Business Review plantea cinco estrategias que pueden ayudar a mejorar el ánimo y la motivación de los empleados en momentos difíciles:

 

  1. Mostrar aprecio: destacar que un profesional ha hecho bien su trabajo y se ha esforzado contribuye a un sentimiento de orgullo.
  2. Proporcionar apoyo individualizado: interesarse por las situaciones personales, los miedos y las dudas de los miembros del equipo hace que los empleados se sientan más seguros y que la sensación de estrés disminuya.
  3. Implicar en la toma de decisiones: confiar en el equipo a la hora de enfrentarse a escenarios inciertos proporciona inteligencia colectiva y, además, refuerza la tranquilidad de los miembros de la organización.
  4. Ofrecer nuevas responsabilidades: dar la posibilidad de un crecimiento personal y profesional y de asumir nuevos retos genera mayor implicación y pertenencia a un objetivo común.
  5. Generar espacios de cohesión grupal: fomentar actividades conjuntas (cafés virtuales o no, juegos por videoconferencia, tomar el aperitivo) disminuye el estrés y aporta sensación de pertenencia al grupo.

 

¿Por qué es importante que los líderes lean?

No todos los lectores son líderes, pero todos los líderes son lectores”. Esta frase de Harry S. Truman, presidente de Estados Unidos de 1945 a 1953, ilustra la importancia de la lectura para ser un buen líder. Las estadísticas son poco claras: se dice que los CEOs leen una media de 60 libros al año, pero esta cifra no puede verificarse porque no hay datos fiables al 100%. Uno de los directivos que parece acercarse a ese número es Bill Gates, quien asegura que lee unos 50 libros al año, casi uno por semana.

 

Independientemente de lo que haya de cierto o no en esta “creencia popular”, es innegable que leer proporciona conocimientos, amplía horizontes y permite (tanto a los líderes como a los que no lo son) tener una visión más precisa del mundo, de sus matices y sus peculiaridades. Por lo tanto, leer siempre será una decisión acertada.

Comparte este post

Comparte este post

Suscríbete al blog

Apúntate a Explorer

Te puede interesar

Emprender ahora

Emprende ahora. Sí, ¡ahora!

¿Por qué deberías emprender precisamente AHORA? Te lo vamos a contar, pero antes, un momento, vamos más allá… ¿Es necesario tener un AHORA?

Panel Alumni 2023 primera edición

Los consejos de Alumni Explorer para hacer una landing page perfecta

Menos es más, no esperes a que todo esté perfecto para enseñarlo, pide feedback a tus conocidos, usa herramientas no-code… Estos (y muchos, muchos más) son algunos de los tips para hacer una landing page perfecta, explicados por nuestros invitados a los Panel Alumni de cada edición de Explorer. ¡Echa un vistazo a estas prácticas listas para conocerlos todos!

Motivación para emprender

Boost de motivación para emprender: 8 tips indispensables

¿Te faltan fuerzas para empezar un proyecto? ¿Ya has comenzado y ahora se te hace un poco cuesta arriba? Necesitas recargar tu motivación para emprender… y tenemos justo las dosis de energía que necesitas: consíguelo con estos tips.

¿Cómo quiere aprender la Generación Z?

La Generación Z quiere aprender así. ¿Cómo nos adaptamos en Explorer?

La mayor parte de las personas que participan en Explorer actualmente pertenece a la Generación Z; el programa, en evolución continua, realiza un esfuerzo por adaptarse no sólo a sus expectativas, sino también a su forma de entender los procesos de aprendizaje. ¿Cómo nos ajustamos en Explorer a lo que esperan los jóvenes para que su primer contacto con el emprendimiento sea lo más valioso posible?

La Generación Z busca un propósito, un objetivo. Es algo que confirma el estudio de tendencias Glocalities y que en Explorer también sabemos, pues nuestra comunidad muestra sus inquietudes y tomamos nota de ellas. Los jóvenes se sienten alienados, son pesimistas sobre su futuro y la crisis en la salud mental que estamos viviendo forma parte de sus preocupaciones (prueba de ello es que un buen número de los proyectos que se presentan al programa tienen que ver con el wellness y la psicología). Quieren calidad de vida, buscan espiritualidad.

 

Esta generación es la más conectada y la que tiene el nivel educativo más alto de toda la historia de la humanidad. Y va a protagonizar una revolución cultural a la que no queremos (ni debemos) ser ajenos; tenemos que entenderla si queremos estar a la altura de lo que buscan sus protagonistas. Por ejemplo, la emancipación es una de sus reivindicaciones. Este factor se ha manifestado en Explorer y por ello hemos adaptado nuestro contenido para hacerles saber que el emprendimiento es una forma de independencia económica con la que pueden experimentar en nuestro programa sin correr ningún riesgo. Pero hay mucho más.

 

Entender el futuro es entender sus valores

Las aspiraciones, estilos de vida y valores de la Generación Z son claves si queremos comprender el futuro no sólo de las formas de enseñanza, sino también del mundo que nos rodeará en muy pocos años. Un simple apunte nos abre los ojos: los jóvenes están infrarrepresentados en la política (únicamente un 2,6% de los parlamentarios tiene menos de 30 años y, entre ellos, el ratio de mujeres no llega al 1%) y, por ende, sus intereses también: los derechos humanos, el cambio climático y la pobreza severa centran actualmente sus preocupaciones, su activismo… y buena parte de los proyectos en Explorer, en línea con los ODS 2030.

 

En nuestro programa aprenden que estas inquietudes pueden llevarles a diseñar su propio futuro, ayudando, a la vez, a un cambio en el mundo. Pero ya no sirven los métodos tradicionales para enseñarles las herramientas que necesitan; adaptarse continuamente es un reto. Y en ocasiones, supone trazar un puente entre el punto de vista de los participantes y lo que se demuestra como una metodología más eficaz, aunque sean visiones contrarias.

 

Ante la procrastinación, deadlines

¿Qué es mejor: una sola entrega de tareas al final de un curso o varios plazos para entregarlas poco a poco? La variedad de situaciones personales de los Explorers (algunos aún estudian, otros lo compaginan con un trabajo o son empleados a tiempo completo) quizá sugeriría la primera opción, pues ofrece una mayor flexibilidad. Sin embargo, la ciencia contradice esta afirmación, ya que un único deadline “lejano” puede dinamitar el éxito de los participantes en un programa: en el caso de los jóvenes (mayoría en Explorer), la capacidad de autorregulación y gestión del tiempo aún se está desarrollando. La procrastinación, además, invita a dejar todo para el último momento, por lo que los niveles de estrés y ansiedad se disparan cuando se acerca el plazo. Crece la frustración al mismo ritmo que el número de abandonos. 

 

Nosotros hemos apostado por los plazos y no sólo porque creamos que ayudan a mejorar el manejo del tiempo, sino porque nos permiten convertirlos en un elemento motivador. Cada vez que se cumple el deadline para la subida de uno o varios entregables, los equipos participantes en Explorer obtienen una recompensa si están entre los diez primeros en el ranking del programa. Esta clasificación (existen varias tablas que también miden la actuación por países, universidades o grupos) gamifica la experiencia; con ello pretendemos que el plazo no se convierta en algo que “mine la moral”, sino que, al contrario, aumente el engagement.

 

No somos ajenos a las “ventajas colaterales” de estos deadlines (cuatro a lo largo de las 12 semanas de duración de Explorer): evitar la procrastinación en la medida de lo posible y, casi más importante para el objetivo del programa, mostrar a los participantes que los plazos (ajustados o no) y la responsabilidad de cumplirlos es algo a lo que van a enfrentarse si quieren sacar adelante su proyecto de emprendimiento.

 

Conforme avanza Explorer y las tareas versan sobre materias más complicadas, cabría esperar que la tasa de abandonos creciese. Pero la tendencia indica que los participantes que superan el segundo checkpoint, situado justo en la mitad del programa, tienen muchas garantías de terminar con éxito. Por supuesto, no sólo los deadlines o su gamificación influyen en estas cifras; la labor de los coordinadores (a los que pedimos, mediante sesiones periódicas con ellos, que animen a los Explorers de su centro, los acompañen y los motiven para hacerles superar ese punto), también resulta importante.

 

Esta función de apoyo nos lleva a otra reflexión: a pesar de la autonomía de la que disfrutan y de que el aprendizaje entre pares es uno de los elementos más valorados por los participantes, en las últimas ediciones (las correspondientes a la llegada de la Generación Z) hemos observado una demanda que se repite: la intervención de una figura que puntúe, valide y corrija las tareas. En la próxima entrega de este artículo nos centraremos en las ventajas formativas que tiene no ofrecer este recurso en una etapa tan temprana del emprendimiento.

 

Fuentes: https://glocalities.com/reports/trends2022

https://www.insidehighered.com/news/2023/02/10/should-professors-eliminate-deadlines

https://finance.yahoo.com/news/research-reveals-global-youth-stepping-152500916.html

Comparte este post

Comparte este post

Suscríbete al blog

Apúntate a Explorer

Te puede interesar

Cosas que debes hacer en un pitch

Las 14 cosas que debes hacer en un pitch

¿Recuerdas cuando Ana Carolina Merighe, CTO de Veritise, nos contó cuáles eran los errores que echaban a perder un discurso? Pues la encargada del webinar sobre pitching en la edición de Explorer que cerró 2022 también nos explicó 14 puntos que debes incluir sí o sí en tu pitch. Anota y triunfa.

Motivación para emprender

Boost de motivación para emprender: 8 tips indispensables

¿Te faltan fuerzas para empezar un proyecto? ¿Ya has comenzado y ahora se te hace un poco cuesta arriba? Necesitas recargar tu motivación para emprender… y tenemos justo las dosis de energía que necesitas: consíguelo con estos tips.

Conseguir financiación para emprender

Cómo conseguir financiación para emprender

Tienes una idea completamente definida, sabes quiénes son tus clientes, has testado el mercado y ya “solo” te falta… dinero. Vamos a ver cómo conseguir financiación para emprender.