fbpx
Vencer excusas para emprender

Las excusas que te frenan para emprender o avanzar (y las dos cosas necesarias para vencerlas)

¿Te faltan fuerzas para empezar un proyecto? ¿Ya has comenzado y ahora se te hace un poco cuesta arriba? Necesitas recargar tu motivación para emprender… y tenemos justo las dosis de energía que necesitas: consíguelo con estos tips.

La más común de las excusas a la hora de emprender o de continuar con un proyecto es que exige mucho esfuerzo. Y es cierto: lograr el éxito en cualquier empresa (escribir un libro, lanzar un negocio, crear un producto o aprender un idioma, por ejemplo) requiere trabajo y sacrificio. Ponerse en marcha demanda hasta la última gota de nuestra energía. Y después, hemos de afrontar un camino cuesta arriba para lograr los ansiados progresos.

 

Si te suena esta situación, también sabes que esos empeños titánicos llegan un día a su pico máximo. Y a partir de ahí, la pendiente baja, todo se hace más sencillo. Este es el proceso natural del éxito: escalar hasta esa cima para que luego las cosas sean más fáciles. Pero si intentas saltarte la primera parte, ocurrirá justo lo contrario; lo complicado vendrá cuando intentes terminar. O peor todavía: tendrás las dificultades en la cabeza y no empezarás nunca.

 

Amy Hoy, coach de emprendedores y creadora del blog Stackingthebricks.com, explica que la excusa para no emprender (o para detenerse) más repetida es “no estoy preparado”. A lo que ella pregunta: “¿Qué es estar preparado?”. ¿Te lo has planteado alguna vez? ¿Es tener confianza, saber todas las respuestas, una visión perfecta del éxito que quieres alcanzar? Quizá sí, pero aquí viene la cuestión más importante. Las personas que triunfan, que están preparadas… ¿se sentían así antes de intentarlo? AJÁ.

 

Ante estas preguntas, llega la hora de las respuestas

  1. Asume que quizá partes de una base errónea. Las personas que tienen éxito no lo consiguen por algo innato que llevan en su interior. No tienen nada que tú no tengas. Están tan preocupados por cómo les van a salir las cosas y por encontrar respuestas como tú.
  2. Actúa. Esa es la diferencia entre esos “ganadores” y tú. Planifican, reúnen los datos que necesitan y se ponen plazos (si lo prefieres, crean un MVP, lo testan, hacen experimentos y tienen una fecha para lanzar su landing page, por ejemplo). Haz lo mismo: compórtate como si estuvieras preparado… y lo estarás. Porque si esperas a estarlo, seguramente esperarás para siempre.

 

Esto no quiere decir que montes un negocio ya, ahora mismo. Actuar puede consistir en pasos tan sencillos como leer un libro, pedir ayuda a alguien que conozca el sector en el que quieres emprender, hacer una lista de cinco cosas sencillas y llevarlas a cabo, una cada día, de lunes a viernes, por ejemplo. O preinscribirte en Explorer. Por supuesto, esto no va a hacer que las dificultades desaparezcan y el camino sea de rosas. No vas a tener todo el trabajo hecho. Pero sí estarás preparado para afrontarlo. 


Fuente: Amy Hoy, Stackingthebricks.com

Photo by Jason Strull on Unsplash.

Comparte este post

Comparte este post

Suscríbete al blog

Apúntate a Explorer

Te puede interesar

Trabajo asíncrono

¿Sabes aprovechar el trabajo asíncrono? Te contamos cómo

Un sistema de trabajo asíncrono tiene una ventaja incontestable: cada uno realiza sus tareas en un proyecto cuando más le conviene, sin ceñirse a un horario o estar pendiente de los demás. ¿Sabes cómo aprovecharlo al máximo? Sigue leyendo.