fbpx
Startups zebra

Deja de soñar con unicornios… Sueña con una startup cebra

Soñar con unicornios es un concepto que ha demostrado no ser eficaz, eficiente ni sostenible. Por eso las startup cebras son el futuro.

Si estás leyendo esto es porque estás emprendiendo o te planteas emprender, y seguramente hayas oído hablar de las ‘startups unicornio’, el famoso término para aquellas nuevas empresas que se hacen con la valoración del ‘billón de dólares’.

Pero soñar con unicornios es un concepto que ha demostrado no ser eficaz, eficiente ni sostenible. Por eso las cebras son el futuro.

En nuestra TalkX con Astrid Scholz, Doctora en Economía y Co-Founder de Zebras Unite, desgranamos un movimiento que más que una revolución quiere ser evolución consciente en el mundo emprendedor.  Ella nos habló de lo que implica ser una startup cebra y de por qué es el modelo perfecto para aunar beneficio y sostenibilidad.

 

El problema con el modelo de Silicon Valley

La norma para las startups en el valle del silicio suele ser prometer a las capital riesgo que vas a alcanzar un crecimiento de palo de hockey, romperte los cuernos para conseguir esas cifras con la presión que eso conlleva, crear una Delaware C Corp (el modelo típico que se recomienda a todas las startups en el valle), ignorar las tasas de cancelación de clientes o churn rate mientras las cifras suban y sigan entrando miles de clientes nuevos con los que conseguir unos objetivos depredadores, y hacer una exit (una venta al mejor postor) para después retirarte o crear otra empresa. Sin embargo…

El modelo de Silicon Valley no viaja bien a otras geografías, donde hay una cultura diferente: en lugares como Europa, por ejemplo, el éxito de un negocio se suele medir por los años que una empresa lleva activa. – Astrid Scholz

Astrid quería emprender, pero su experiencia en ventas después de 15 años no estaba funcionando con los inversores. ¿Por qué? Se dio cuenta de que el problema no era ella, sino el modelo. “Mi startup no encajaba en el paradigma de Silicon Valley, no era lo suficientemente agresiva. Si no quieres ser un unicornio estás fuera del mundo de las venture capital”.

Ella buscaba una comunidad de emprendedores como ella y de inversores que entendieran el tipo de startup que estaba intentando construir: con una cultura diferente, buscando un cambio, y por supuesto, buscaba capital pero no capital riesgo, sino formas más ‘pacientes’ de financiación que entendieran el camino de forma que su startup pudiera mantenerse fiel a sus principios.

Junto con otras emprendedoras de ideas similares que habían publicado un manifiesto provocador pero muy revelador que enseguida captó la atención del ecosistema, crearon la comunidad de Zebras Unite.

Muchos emprendedores e inversores admitieron que el modelo era tóxico, pero no sabían cómo salir de la rueda.  Ni siquiera los abogados sabían cómo dar apoyo a estas nuevas startups y emprendedores que estaban surgiendo y que necesitaban ayuda para crear negocios cebra, más sostenibles y con otra mentalidad, porque hasta ahora lo que siempre habían recomendado a sus clientes era crear una Delaware C Corp.

El movimiento no pretende desterrar a las unicornio, pero sí crear un modelo de startup más sostenible, sobre 3 ejes: CAPITAL – COMUNIDAD – CULTURA. Ser una comunidad de apoyo a emprendedores que tengan los mismos valores y visión para sus startups y para aportar valor a la sociedad, basado en formas de capital más pacientes.

La mentalidad de las startups cebra

Las compañías cebra tienen una mentalidad muy diferente:

  • Combinan beneficio (negro) y propósito (blanco)
  • Están interesadas en la calidad de lo que crean
  • Su foco es el éxito del cliente (de verdad) y mantenerlo fiel
  • Son transparentes sobre cómo cobran por sus servicios (recuerda: si no estás pagando, es que tú eres el producto, como Facebook)
  • Buscan un modelo de negocio regenerador en vez de exponencial, que no esté orientado a atraer rondas de financiación
  • Saben que tener éxito a la hora de conseguir financiación no garantiza el éxito de una empresa, por eso huyen de la financiación vc
  • Son ambiciosas y buscan beneficios, son tecnológicas, pero no buscan monopolios
  • No buscan salidas multimillonarias sino crecimiento sostenido y sostenible

Cuando no creces para atraer a la próxima ronda de inversores, es cuando realmente tienes que comprender a tus clientes, escucharlos y ser capaz de darles respuesta.

 

startups-zebra-Blog-Explorer

 

En el modelo unicornio no te preocupa quemar a tus clientes, siempre y cuando haya más a quienes les puedas vender (la famosa churn rate). Astrid dice que el concepto de ‘churn’ (utilizado para batir la mantequilla) es un concepto brutal, implica no tratar bien a tus usuarios.

Por eso necesitamos formas apropiadas de apoyar a las startups y de crear modelos de financiación que den respuesta y sigan unos principios sostenibles. Se necesita educar al sistema emprendedor e inversor, pero lxs emprendedorxs de manera individual no tienen la capacidad para hacerlo: esta fue la motivación detrás de la comunidad de Zebras Unite, que se basa en el concepto de mutualismo, entendido como un win-win entre usuarios/consumidores y la empresa, pero también entre negocios incluso del mismo sector.

Si tú tampoco encajas en el paradigma “unicornio”, y entiendes el éxito como la continuidad de tu startup, crecer de manera sostenida, poder pagar a tus empleados, crear una cultura de cooperación, diversidad, de innovación y beneficio pero no depredadora, busca startups cebra y sé parte del movimiento. ¡En Explorer nos encantan las cebras!

Comparte este post

Comparte este post

Suscríbete al blog

Apúntate a Explorer

Te puede interesar

Explorer Trip: seleccionados

¡Conoce a los seleccionados para el Explorer Trip!

Acaba una edición del programa y eso significa (además de que la siguiente está en marcha) ¡que ya sabemos quiénes son los seleccionados para el Explorer Trip! ¿Quieres conocer qué proyectos viajan a Oporto?

Aprender de los fracasos

¡Enhorabuena! Has fracasado

Tenemos miedo al fracaso y es comprensible: nos jugamos mucho en un proyecto de emprendimiento. Pero no lograr el éxito puede ser beneficioso. En serio.