Emprender en crisis

Tres tips para emprender incluso en plena crisis

Guerra en Ucrania, subida de precios, llegada del invierno en el hemisferio norte… suma todos los factores y tenemos flechas claras que apuntan hacia una recesión. Pero hay tres cosas que un emprendedor debe saber sobre estos momentos de crisis para que jueguen a su favor.

Los expertos llevan meses anunciando un colapso económico, justo cuando tú estás pensando en lanzarte al mundo del emprendimiento. Sorpresa: quizá sea el mejor momento para empezar un negocio. Solo tienes que tener en cuenta qué es lo que ocurre durante una recesión y qué consejos utilizar para que no te afecte. ¿Preparadx?

 

¿Qué ocurre con los negocios en un período de crisis?

  1. Una recesión acaba con los negocios que ya tienen “agujeros”. Las empresas menos eficientes (por estar sobredimensionadas, establecer precios más altos que la media del mercado o ser demasiado complicadas jerárquicamente, por ejemplo) son las primeras en caer.
    Cuidado: esto te afecta especialmente si tus márgenes son pequeños y gastas demasiado o si te empeñas en crecer antes de tener beneficios. Piensa en las contrataciones de las grandes compañías tecnológicas en los últimos años y en lo que está pasando ahora. Pues eso.
  2. El gasto se ralentiza, pero no se detiene. La vida sigue y las personas continúan necesitando cosas. Además, en una época de recesión todos buscamos obtener el máximo de nuestro tiempo y nuestro dinero, pero no siempre sabemos cómo.
    Oportunidad: ahí entras en juego tú, emprendedxr avispadx, que reconocerás al instante el momento para brillar.
  3. Las crisis crean ocasiones. Hay industrias y negocios que crecen durante una recesión: son los que ofrecen a las personas la posibilidad de hacer más dinero o de ahorrar más (aparte de las tendencias imperantes en el mercado, claro). Trasladado a una empresa, esto sería el equivalente a aprovechar esta época para llegar a más clientes, retener más usuarios, mejorar la formación de sus empleados, intentar ganar más con el mismo producto o sacar más trabajo invirtiendo el mismo número de horas y sin aumentar la plantilla.
    Oportunidad: si un negocio se queda sin alguno de sus proveedores, tendrá que buscar otro… y esa puede ser tu ocasión de empezar a mostrarte al mundo.

¿Cómo reducir los riesgos para tu propio emprendimiento en una recesión?

Ahora que has visto cómo se comportan los negocios durante una recesión, vamos a hablar sobre cómo evitar que una crisis afecte a TU emprendimiento. Y el secreto es…

 

Mantente cerca del dinero. Por ejemplo, si tu idea es planear fiestas (bodas, cumpleaños, jubilaciones, etc), recondúcela a la planificación de eventos como conferencias o talleres de trabajo. Pondrás en juego las mismas habilidades que posees, las tareas que te gusta desempeñar, pero estarás más cerca de los negocios. Y el secreto para triunfar en cualquier empresa es convertirte en una parte integrante de la maquinaria que lleva dinero a tu cliente. Aporta valor: ayúdale a ganar más, a ahorrar más o a hacer las cosas mejor y más rápido. Y, si no lo has hecho ya, apúntate a Explorer, claro (bonus track: estos dos últimos consejillos son válidos sea cual sea el clima económico al que te enfrentes).

 

Fuente: Stackingthebricks.com

Imagen de Peggy und Marco Lachmann-Anke en Pixabay.

Comparte este post

Comparte este post

Suscríbete al blog

Apúntate a Explorer

Te puede interesar

Lograr que tu empresa sobreviva

Cómo lograr que tu proyecto sobreviva

Las ideas de emprendimiento nacen, crecen y… muchas mueren en un cajón. Aquí está la clave para hacer que tu proyecto sobreviva: diseña un camino hacia tu meta con estas preguntas.